El peso mexicano se encontró nuevamente dentro un ambiente de fuertes movimientos volátiles, dónde alcanzó un precio de 21.36 pesos por dólar en operaciones intradía, que representó una depreciación de 2.4%, luego de observarse una cotización mínima de 20.86 pesos en negociaciones fuera de mercado.

Sin embargo, hacia el cierre de las operaciones de este jueves, el tipo de cambio finalizó en un precio de 21.1845 pesos por billete verde en transacciones interbancarias, que comparado con las últimas transacciones del cierre previo (21.2430 pesos), representó una ligera apreciación de 0.28 por ciento.

Escenario se complica

El escenario para el peso mexicano se ve complicado para las próximas semanas, debido al cambio de retórica del presidente estadounidense Donald Trump, al decir el miércoles que una economía mexicana saludable es positiva para los EU, que llevó al peso a operar por debajo de los 21 pesos por dólar.

Sin embargo, en la mañana de este jueves, Donald Trump en su cuenta de Twitter publicó que si México no está dispuesto a pagar el muro, será mejor cancelar la reunión , la cual estaba programada para finales de este mes con el presidente de México, Enrique Peña Nieto.

La directora de análisis económico y bursátil de Banco Base, Gabriela Siller Pagaza, mencionó que el tipo de cambio peso-dólar regresaría hacia los niveles de los 21.50 pesos por dólar en los siguientes días, debido básicamente al recrudecimiento de las relaciones entre México y Estados Unidos por los últimos comentarios realizados por Donald Trump.

La especialista mencionó que en los siguientes días, el mercado de cambios nacional mostrará fuertes movimientos volátiles, con la perspectiva de las cotizaciones se ubique en rango de fluctuación entre 21 y 22 pesos, con cierta inclinación hacia los niveles altos.

Atentos a la fed

La experta anticipó que no hay que perder de vista la política monetaria de la Reserva Federal (Fed), pues de acuerdo con los últimos datos económicos, los cuales han salido positivos, existe la posibilidad de que en febrero la Fed aumente su tasa de referencia en 25 puntos.

El subdirector de mercados financieros de Santander, Salvador Orozco, mencionó que dado el mayor endurecimiento de la política monetaria estadounidense, las expectativas de los analistas consisten en un peso más débil en las próximas semanas.

ricardo.zamudio@eleconomista.mx