Después de siete días consecutivos de pérdidas frente al dólar, el peso mexicano finalmente interrumpió ese proceso tras registrar una ganancia de 0.14% en lo que va de la jornada del miércoles.

Lo anterior deriva, en parte, al repunte de los precios internacionales del petróleo -donde México es un importante productor- que superan ya un 2.0% de incrementos en los mercados y como resultado a su vez de la retirada de Estados Unidos del pacto nuclear con Irán y otras potencias, así como por una caída en las reservas del crudo estadounidense.

De esta manera, la paridad peso-dólar cotizaba a media jornada en un precio de 19.550 pesos en las negociaciones interbancarias, en comparación con las últimas transacciones del martes en que el tipo de cambio se ubicó en 19.5765 pesos por dólar.

La apreciación para el peso mexicano en lo que va del miércoles es entonces de 2.65 centavos.

Las monedas de países productores de petróleo se ven beneficiadas por el alza del crudo, como es el caso de la divisa mexicana, ya que las naciones productoras al elevarse el precio del hidrocarburo recibirían mayores dólares por sus exportaciones.

El crudo referencial de Estados Unidos, West Texas Intermediate (WTI) reporta un incremento de 2.91% a 71.17 dólares por barril, mientras el indicador de Europa Brent del Mar del Norte registra un avance de 2.93% a 77.04 dólares por barril.