El peso mexicano se relajó ligeramente frente al dólar estadounidense este jueves, observándose una recuperación cercana al 0.50%, derivada de las ventas discrecionales que hizo el Banco de México (Banxico) en los mercados internacionales.

Una vez que el instituto central intervino en el mercado cambiario el tipo de cambio bajó hasta alcanzar un precio de 21.2740 pesos por dólar, luego de tocar un nuevo máximo histórico de 21.6220 pesos por billete verde.

Al cierre de operaciones, el tipo de cambio peso-dólar se cotizó en 21.440 pesos por dólar en operaciones al mayoreo, que con respecto a las últimas negociaciones de la sesión anterior (21.5225 pesos), representó una ligera ganancia de 0.38 por ciento.

En relación con las negociaciones al menudeo (ventanilla bancos), las cotizaciones finalizaron en niveles de 21.70 pesos, frente a las transacciones del cierre previo de 21.75 pesos, implicó una disminución de cinco centavos.

Nerviosismo

El peso mexicano reaccionó negativamente a la noticia que dio a conocer Donald Trump en su Twitter, donde comentó que impondrá altos impuestos a la importación de automóviles Toyota provenientes de México.

Al darse a conocer la noticia, la paridad peso-dólar se elevó hasta alcanzar un precio de 21.5858 pesos por dólar, aunque minutos más tarde el nivel se ajustó a la baja para ubicarse en un precio de 21.46 pesos por dólar.

La directora de análisis económico y bursátil de Banco Base, Gabriela Siller Pagaza, sostuvo que la participación del banco central sí moderará las presiones en contra del peso, pero no eliminará los riesgos en la divisa mexicana.

La analista de Banco Base agregó que es necesario recordar que el peso también se ve afectado por un deterioro de las expectativas económicas de México, sobre todo con las posibles presiones que se tendrían durante este 2017.

Adelantó que pese a las intervenciones futuras que haga el Banco de México para defender al peso, existe una alta probabilidad de que las cotizaciones lleguen a niveles de 22 pesos por dólar en los siguientes días.

Por su parte, el analista económico senior de CIBanco, James Salazar destacó que la salida del Banxico en el mercado de cambios fue importante, debido a que con la intervención evitó mayores ataques especulativos al peso mexicano, sobre todo en la parte internacional.

La participación de Banxico no es para cambiar la tendencia, aunque le dio un ligero respiro. La tendencia va ser de depreciación, debido a que el mercado se está anticipando a que viene tiempos difíciles y eso será la realidad , opinó.

El analista de CIBanco anticipó que hay una alta probabilidad de que el instituto central siga interviniendo dentro del mercado de cambios, esto con la finalidad de evitar una mayor depreciación del peso, que hacia el final podría generar fuertes presiones inflacionarias.

En la carrera

[email protected]