El peso mexicano presentó una de sus jornadas más volátiles en lo que va del año, tras alcanzar un precio máximo de 15.06 pesos por dólar el pasado viernes.

Lo anterior derivado de la continuación del nerviosismo de los inversionistas sobre una pronta normalización de la política monetaria en Estados Unidos.

Sin embargo, el tipo de cambio peso-dólar finalizó sus operaciones en niveles de 14.95 pesos en transacciones al mayoreo, lo que significó una depreciación de 0.81%, mientras las negociaciones al menudeo (ventanilla bancos) concluyó en 15.20 pesos.

La mayor parte de las monedas de países emergentes observaron un fuerte depreciación frente al dólar en la semana previa.

Destacaron el rublo de Rusia con una pérdida de valor de 7.9%, mientras el real brasileño se depreció 3.8% y el peso mexicano se depreció 2 por ciento.

Pega el recorte al gasto

Los participantes del mercado de cambios se mostraron inquietos por el persistente dinamismo de la economía de Estados Unidos, luego de anunciar que el PIB de ese país creció 2.6% en el cuarto trimestre del 2014, por lo que existen amplias posibilidades de que la Reserva Federal (Fed) aumente tasas de referencia entre junio y julio de este año.

La debilidad de la moneda mexicana fue acentuada por un recorte al gasto público del gobierno federal presupuestado para el 2015, por un monto total de 124,300 millones de pesos, equivalente a 0.7% del PIB de acuerdo a información de la Secretaria de Hacienda.

Del total ajustado, 62,000 millones de pesos corresponderán a Pemex; 10,000 millones a CFE, y 52,000 millones de pesos corresponderán a la administración pública general, en donde 65% de esta cifra será de gasto corriente y 35% a gasto de inversión.

La directora de Análisis Económico y Bursátil de Banco Base, Gabriela Siller comentó que el mercado cambiario mostró una menor preferencia por divisas de economías emergentes.

Indicó que la moneda mexicana se colocó como la segunda más depreciada, alcanzando un precio máximo del año de 15.0649 pesos, nivel que no se veía desde marzo del 2009.

Seguirá la volatilidad

Agregó que la volatilidad del tipo de cambio peso-dólar continuará en los próximo días, pues el nerviosismo seguirá tras la percepción de una rápida normalización de la política monetaria de la Fed.

Por su parte, el subdirector de Mercados Financieros de Banco Santander, Salvador Orozco Peña, destacó que la paridad peso-dólar superó el nivel de resistencia de los 15 pesos y en el corto plazo se ubicará en un rango aproximado de 15.10 pesos por dólar.

Peso mexicano

[email protected]