En febrero el peso mexicano se recuperó 3.54% frente al dólar estadounidense, su mejor mes de los últimos siete años. Lo anterior se debió fundamentalmente al optimismo que existió entre los inversionistas, tras el anuncio de la Comisión de Cambios de subastar coberturas cambiarias.

La recuperación de la moneda mexicana comenzó el 20 de enero con la toma de posesión de Donald Trump como presidente de Estados Unidos y se prolongó durante el segundo mes del año, tras la disminución de posiciones especulativas en contra del peso.

La recuperación se aceleró a partir del anuncio de la Comisión de Cambios sobre la implementación de coberturas cambiarias liquidables al vencimiento por diferencias en moneda nacional.

Además, reaccionó ante la expectativa de que las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte podrían comenzar hasta el segundo semestre del año, y no a principios de la administración de Trump, como se había dicho..

La percepción de una contundencia de las medidas de política económico del gobierno de Trump, combinado con el anuncio de Banco de México, llevó a la paridad cambiaria a cotizar niveles de 19.63 pesos por dólar.

Presionado

Sin embargo, el tipo de cambio peso-dólar presentó presiones alcistas en las operaciones de este martes, alcanzando un nivel de 20.0960 pesos por dólar, que con respecto a las negociaciones de la jornada previa de 19.97 pesos, representa una depreciación de 0.45 por ciento.

La mayoría de los analistas del mercado anticipan que las palabras del mandatario estadounidense sean relevantes pues podría ofrecer detalles concretos sobre su estrategia en materia de salud y modificaciones al gasto público y a las tasas impositivas.

El subdirector de Mercados Financieros de Banco Santander, Salvador Orozco Peña comentó que el escenario del peso mexicano nuevamente se ve complicado, sobre todo si el presidente Donald Trump da su discurso con un tono fuerte ante la comparecencia del Congreso de Estados Unidos.

Agregó, que el mercado de cambios podría reaccionar con movimientos especulativos, si los analistas consideran que los niveles de impuestos que regirá para las personas morales y físicas son de una política fiscal expansionista.

[email protected]