Desde sus primeras operaciones la moneda mexicana veía ligeras presiones frente al dólar, en una jornada que mantenía su atención para conocer el reporte del PIB en México al cuarto trimestre del 2013, el cual creció en sólo 0.2% contra el 0.45% esperado por el consenso, y que confirma el difícil panorama para la economía al cierre del año.

Por otra parte Wall Street mostraba cierto optimismo, aunque no contó con la fuerza suficiente para mantener a sus principales índices accionarios en zona de máximos. En los Estados Unidos se conoció el informe de venta de casas existentes por debajo de lo esperado, dato que se sumó a la racha negativa de información que se ha publicado en la principal economía del mundo, aumentando la posibilidad para que la Reserva Federal (Fed) sea más cautelosa en la reducción de los estímulos.

Esta ligera posibilidad ayudó a moderar las presiones para el peso mexicano, moderando el pesimismo que puso el FMI al señalar que el retiro de estímulos afectaría mayormente a las economías emergentes, lo que mantendrá la cautela en el mercado de divisas y particularmente al peso que tiene que romper los 13.17 pesos-dólar para evitar un pull back que pudiera llevarlo a 13.60.

En este contexto, el peso terminó con una ganancia de 1.70 centavos al ubicarse en 13.272 pesos-dólar, según el Banxico.

Análisis Técnico

La divisa azteca modera las presiones, aunque no ha salido de la zona de riesgo que debería de confirmar con cierres debajo del nivel de 13,17 para anular la posibilidad de un pull-back, que sería muy mala señal y advertiría presiones a la zona de 13,40-13,45 en un movimiento inicial, aunque con posibilidades de alza a 13,60 unidades. Este escenario sugiere precaución porque un alza del dólar sería una más agresiva y peligrosa señal para los mercados.

*Analista de Divisas, MetAnálisis

[email protected]