Hacia el siguiente año hay positivas perspectivas para el tipo de cambio ante los buenos fundamentales de la economía mexicana y la continuación de entrada de flujos de capitales al país en medio de la continuación de políticas monetarias expansivas.

El nerviosismo en torno del precipicio fiscal en Estados Unidos ha sido la guía para el peso, en este contexto el pasado viernes se depreció 1.47%, para concluir en 12.9284 unidades por dólar en su denominación spot, niveles no vistos desde principios de diciembre.

Pese a la elevada volatilidad, a unos días de que concluya el año, el peso ha logrado apreciarse 6.7%, poco más de 1 peso desde las 13.97 unidades en que concluyera el 2011. Con ello, la divisa mexicana se vuelve la quinta divisa emergente con mayores ganancias sólo por debajo de las monedas de Polonia, Hungría, Colombia y Chile, según Banorte-Ixe.

Desde mínimos de 14.3520 unidades por dólar registrados a principios de junio, el peso acumula una apreciación de 10 por ciento.

Si bien hacia el siguiente año los analistas han descartado un cierre por encima de las 13.00 unidades, el cierre del 2012 aún es incierto.

Esta semana va a estar supersensible a todo lo que vaya saliendo del precipicio fiscal, sobre todo y muy marcado por el tema de la baja del volumen , dijo Delia Paredes, estratega y analista del Banorte-Ixe.

En este sentido, Paredes estimó: Si vemos un arreglo (al precipicio fiscal), podemos ver el peso bajándose hasta 12.50 inclusive y en caso de que efectivamente se caiga por el precipicio (fiscal) inclusive podría irse al 13 por dólar .

Los analistas consultados por el Banco de México estimaron que este año el tipo de cambio concluiría alrededor de 12.89 pesos por dólar y que la apreciación continuaría hacia el 2013 a niveles de 12.69 unidades, por debajo de las 13 unidades que preveían en julio pasado.

El cambio en la percepción tiene que ver con factores tanto internos como externos, explicaron operadores.

Una continuación de políticas monetarias expansivas en el exterior se conjugará con el buen desempeño económico y la expectativa de que se logren las reformas estructurales, para continuar atrayendo capitales al país.

Entre los pronósticos más optimistas con respecto al tipo de cambio se encuentran los de CI Casa de Bolsa y Actinver que estima que la paridad cerrará el 2013 en 12.40 pesos por dólar, mientras que CI anticipa que cotizará entre los 12 y 12.20 pesos por dólar.

Estimamos que continúe la fortaleza del peso, como resultado de políticas monetarias expansivas y posibles aprobaciones de reformas estructurales , dijeron analistas de CI Casa de Bolsa en una nota.

En este sentido, Santander destacó que los principales bancos del mundo seguirán teniendo políticas expansivas, lo que continuará favoreciendo el flujo de inversionistas extranjeros hacia países emergentes con buenos fundamentales como México .

En el mercado de deuda, Santander estima que al cierre de este año el flujo de inversionistas extranjeros a los bonos mexicanos superó los 23,000 millones de dólares, ello, sin tomar en cuenta los flujos al mercado de Cetes.

En el entorno local, Banorte-Ixe también destacó que el 2013 estará caracterizado por la posibilidad de reformas estructurales importantes en el sexenio y mantener la solidez macroeconómica . Empero, el grupo financiero pronostica un cierre del 2013 en 12.80 pesos por dólar.

[email protected]