El peso se apreciaba la mañana de este viernes después de que el Banco de México (Banxico) elevó en la víspera su tasa referencial en 25 puntos base para ubicarla en 7.75%, su segundo incremento de este año,  una medida dirigida a contrarrestar los efectos de una caída de la moneda mexicana y mantener una tendencia inflacionaria a la baja.

La divisa mexicana extendió sus ganancias momentos después de conocerse que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) acordó incrementar su producción de petróleo.

El peso cotizaba en 20.2035 unidades por dólar, con un avance de 0.61%, ó 12.35 centavos, frente a los 20.327 pesos por billete verde del precio de referencia de Reuters del jueves. 

La Junta de Gobierno del Banxico advirtió que “en caso de que la economía enfrente un escenario que requiera un ajuste del tipo de cambio real, el banco central estará atento a que se dé de manera ordenada y sin efectos de segundo orden sobre el proceso de formación de precios”.

“Entre los principales riesgos al alza destacaron que la cotización de la moneda nacional continúe presionada en respuesta al entorno de mayores tasas de interés externas y de fortaleza del dólar, así como la incertidumbre asociada con la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y el proceso electoral del presente año”, argumentaron.

(Con información de Reuters)

erp