El peso mexicano se apreció el miércoles 0.51%, según el precio final del Banco central, tras la esperada aprobación de un plan de austeridad para Grecia, lo que permitía centrar de nuevo la atención en la economía de Estados Unidos.

El Parlamento griego aprobó el primero de dos proyectos de ley con medidas de austeridad que son cruciales para que el país heleno reciba la ayuda financiera que necesita para evitar la cesación de pagos, lo que generó optimismo en los mercados. Pero aún falta que el jueves se apruebe una ley de implementación de las medidas.

"En el mediano y largo plazo el problema no se ha resuelto, simplemente de corto plazo se garantiza que Grecia no caiga en 'default' (cesación de pagos) y que no va a generar un riesgo sistémico", dijo Emilio Diez de Sollano, analista del grupo financiero Monex.

La moneda local avanzó 6.03 centavos, a 11.7725 unidades por dólar.

En la jornada el tipo de cambio spot osciló en un rango de 11.7562 y 11.8120 unidades por billete verde.

El buen humor de los mercados globales por Grecia llevaba al peso a perforar los niveles de soporte establecidos por analistas técnicos, aunque la confirmación de esta tendencia dependería ahora de las próximas cifras económicas de Estados Unidos, como el índice ISM manufacturero de junio.

"Por lo pronto uno de los dos factores detrás de la depreciación del peso está disminuyendo, que es lo de Grecia, pero falta la otra parte que son las manufacturas americanas (estadounidenses)", agregó Diez de Sollano.

El sector manufacturero estadounidense tiene una elevada correlación con su par mexicano, uno de sus principales proveedores mundiales. El índice ISM de manufacturas se publicará el viernes.