Al finalizar el séptimo mes del año, el peso reportó una revaluación acumulada de 6.36% frente al dólar, equivalente a una apreciación de 1.26 pesos, la mayor apreciación de las monedas de países emergentes.

En julio, el tipo de cambio registró una cotización mínima de 18.5420 pesos por dólar, mientras el nivel máximo registrado fue de 20.0550 pesos, observándose un precio promedio de 19.0072 pesos por billete verde.

La recuperación de la divisa mexicana se explicó fundamentalmente por factores internos y externos, como las elecciones presidenciales del 1 de julio, la cual transcurrió sin sobresaltos.

Además, la paridad reaccionó positivamente al reinicio de las renegociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), cuyas pláticas comenzaron el jueves 26 de julio en Washington, DC.

El tipo de cambio peso-dólar hacia el cierre de las operaciones de este martes, concluyó en un precio de 18.6305 pesos por dólar en operaciones interbancarias a la venta, con respecto a las últimas transacciones de la jornada anterior (18.5420 pesos), representó una depreciación de 0.48%, esto es, una pérdida de valor de 8.85 centavos.

En las operaciones electrónicas, a las 7:30 de noche, la paridad cotizó en 18.6611 pesos por dólar, con respecto al cierre previo de 18.6305 pesos, fue una depreciación de 0.16 por ciento.

Dentro de las monedas emergentes que más se apreciaron están el peso argentino con un avance de 5.27%, seguida por el rand sudafricano con 4.50%, el real brasileño con 3.27%, el peso colombiano con 1.46% y el rublo ruso con 0.75 por ciento.

ricardo.zamudio@eleconomista.mx