El peso registra una caída de 6.33% frente al dólar en lo que va de mayo, equivalente a una depreciación de 1.18 unidades; sin embargo, desde su precio más bajo de 17.9940 pesos (17 de abril) a la fecha reporta una pérdida de valor de 10.82 por ciento.

De las monedas de países emergentes, la más golpeada ha sido el peso argentino al reportar una pérdida de valor de 20.94% en los últimos 30 días, seguida por el real brasileño con un retroceso de 9.65% en igual lapso.

La lira turca fue otras de las divisas que más perdieron al mostrar una depreciación de 9.62%, mientras que el peso colombiano perdió 7.09%, el peso chileno retrocedió 6.84% y el rand sudafricano cayó 6.51 por ciento.

El tipo de cambio se encuentra cerca de 20 pesos por dólar, nivel que no se veía desde finales de febrero del año pasado, explicado en parte por el nerviosismo que existe en el medio financiero por el mayor fortalecimiento del dólar estadounidense en el mercado de divisas internacional.

Hacia el cierre de operaciones del viernes pasado, la paridad peso-dólar concluyó en 19.9405 pesos por dólar en negociaciones al mayoreo, aunque las cotizaciones alcanzaron un precio máximo intradía de 19.9865 pesos por billete verde.

Con respecto a las últimas negociaciones de la jornada anterior de 19.6815 pesos, representó una depreciación de 1.32%, esto es, una pérdida de valor de 25.90 centavos.

En operaciones fuera de mercado, a las 7 de la noche del domingo, la paridad cotizó en 19.8950 pesos por dólar, frente al cierre previo, significó una moderada apreciación de 0.23 por ciento.

Política monetaria

El fortalecimiento de la moneda estadounidense se explicó básicamente por la percepción de que la Reserva Federal (Fed) opte por una política de alza de tasas más agresiva, sobre todo durante el segundo semestre de este año, debido a la percepción de mayores presiones inflacionarias ante el aumento del precio internacional del petróleo.

Los bonos del Tesoro estadounidense a 10 años tuvieron presiones alcistas en las operaciones del viernes pasado, pues en el mercado secundario alcanzaron un rendimiento de 3.12%, cotización que no se veía desde el 2011.

El subdirector de mercados financieros de Banco Santander, Salvador Orozco Peña, destacó que la mayor depreciación del peso se explica por el fortalecimiento del dólar, lo cual se deriva de los datos positivos de la actividad económica de Estados Unidos.

Agregó que, en la reunión de política monetaria de la Fed del 13 de junio, se prevee que aumente su tasa en 25 puntos base para llevarla a 1.75%; sin embargo, existe duda de si la Fed podría cambiar su expectativa de tasa para este año, al considerar que hasta el momento el pronóstico es de dos aumentos más. El analista de CIBanco James Salazar mencionó que la moneda mexicana está reaccionando también a la incertidumbre de la firma del TLCAN y que, de no existir noticias favorables para esta semana, se corre el riesgo de que el peso supere el precio de resistencia de 20 pesos por dólar.

[email protected]