El peso mexicano registró escasa reacción ante la decisión del Banco de Inglaterra de hacer más laxa su política monetaria, pues las cotizaciones finalizaron nuevamente por arriba de los 18.90 pesos por dólar.

El tipo de cambio peso-dólar hacia el cierre de las negociaciones registró un precio de 18.9005 pesos por dólar, que con respecto a las últimas negociaciones de la sesión anterior (18.9345 pesos) resultó una ligera apreciación de 0.18% frente a la divisa estadounidense, equivalente a una ganancia de 3.4 centavos.

La mayoría de las monedas de países emergentes reportaron una recuperación frente al dólar.

Algunas monedas reaccionaron negativamente, luego de la determinación del Banco de Inglaterra de bajar su tasa de interés de referencia en 25 puntos, para ubicarla en 0.25%; sobre todo, la libra esterlina que mostró una depreciación de 1.51%, a 1.3124 dólares, y el euro que registró una pérdida de 0.19%, a 1.1128 dólares por euro.

Pesa más la Fed

La directora de Análisis Económico y Bursátil de Banco Base, Gabriela Siller Pagaza, explicó que el tipo de cambio peso-dólar registró escasa reacción a la decisión del Banco de Inglaterra de hacer más expansionista su política monetaria, debido a que está pesando más lo que suceda con la tasa de interés de la Fed.

Destacó que este viernes, el Departamento de Trabajo de EU dará a conocer el dato de nómina no agrícola de julio, el cual se estima hasta 190,000 nuevas plazas.

Anticipó que si el dato sale por arriba de los 190,000 empleos, hay una alta probabilidad de que el peso muestre presiones alcistas, debido a una perspectiva de que en la reunión de septiembre la Fed podrían subir su tasa de interés.

seguirá presionado

El analista económico senior de CIBanco, James Salazar, pronóstico que en el corto y mediano plazo el peso mantendrá cotizaciones altas, es decir, seguirán pegadas a los 19 pesos por dólar e inclusive ese nivel de resistencia en cualquier momento podría ser superado.

James Salazar mencionó que el mercado de cambios nacional seguirá nervioso, debido a la inquietud que existe sobre la evolución de la política monetaria estadounidense, pero sobre todo si Donald Trump gana las elecciones, por las implicaciones que tendría sobre la economía mexicana.

[email protected]