El peso mexicano cerró estable esta semana, respetando el rango comprendido entre sus promedios móviles de 100 y 200 días en una sesión ausente de indicadores económicos relevantes.

Los inversionistas mantienen la atención en la reunión de política monetaria en Estados Unidos la próxima semana -20 y 21 de marzo-, donde se estima un alza de 25 puntos básicos y se aguardan comentarios de la Reserva Federal (Fed) sobre la trayectoria de las tasas para el resto del año.

La moneda cotizaba este día en 18.699 por dólar, con un avance marginal de 0.01% frente a los 18.70 del precio de referencia de Reuters del jueves.

El peso retrocedió un 0.5% durante la semana.

"Es probable que el peso se deprecie hacia los 19.20 la próxima semana por un aumento en la volatilidad", dijo a Reuters Carlos Kretscmer, estratega de Quanta Shares.

"De no darse esta depreciación la próxima semana, ocurriría antes de finalizar el mes de marzo", dijo.