El peso mexicano se depreció el jueves 0.76%, según el precio final del banco central, en una jornada dominada por la aversión al riesgo debido a datos negativos en Estados Unidos y noticias poco alentadoras en Europa que sembraron incertidumbre sobre la recuperación de la economía global.

Datos débiles de empleo en Estados Unidos y un tono menos agresivo de lo esperado en el anuncio de política monetaria del Banco Central Europeo activaron una masiva búsqueda de refugio seguro, que dañó a monedas emergentes, acciones y materias primas e impulsó al dólar y al yen.

La postura mostrada por el BCE, que provocó una fuerte caída del euro, se sumó a una baja en abril del índice Markit de actividad en las empresas del sector servicios del bloque europeo, que se reportó el miércoles.

"El gatillo lo jalaron los datos débiles de la zona euro, que le quitaron mucho aire a la historia de que el bloque marcha muy bien y que habrá un alza de tasas. Todos se han tornado un poco más escépticos", comentó Win Thin, estratega de monedas de Brown Brothers Harriman en Nueva York.

El peso retrocedió 8.85 centavos, a 11.6973 unidades por dólar.

En la jornada el tipo de cambio spot osciló en un rango de 11.6650 y 11.7270 unidades por billete verde.

El contexto global aceleró el proceso de ajuste que el peso mexicano inició esta semana, tras una fuerte carrera alcista.

"Las posiciones largas en pesos tienen que limpiarse. Una vez que eso se corrija, el peso puede regresar debajo de 11.60 por dólar, pero debajo de 11.50 va a ser más complicado, especialmente si los datos de Estados Unidos no mejoran", dijo Pedro Tuesta, economista para América Latina de la consultora 4Cast en Washington.

En su valor 24 horas, la moneda mexicana retrocedió 8.85 centavos, a 11.6953 por dólar, mientras que en su valor mismo día bajó 7.70 centavos, a 11.7070 por dólar.

En ventanillas de bancos y casas de cambio, el peso operaba en 11.42 por dólar a la compra y en 11.82 a la venta.