La divisa mexicana se depreció el jueves 3.49%, según el precio final del banco central, en medio de una generalizada corriente vendedora en los mercados del mundo ante el creciente temor al contagio de la crisis de deuda de Grecia a otros países de la zona euro.

A su nivel referencial a 48 horas, el peso perdió 44.30 centavos, a 13.1270/13.1330 por dólar, su menor nivel desde el 08 de febrero de este año, cuando la moneda finalizó en 13.1840 unidades por dólar.

Durante la volátil jornada, la moneda osciló entre 12.7047 y 13.1330 unidades por dólar.

"Fue una situación, yo diría, en cierta medida de pánico donde no hubo un proceso de discriminación por muchos inversionistas", dijo el jefe del banco central de México, Agustín Carstens, a una radio local.

Horas antes, Carstens había dicho que la depreciación que ha sufrido el peso debido a la crisis griega no es preocupante.

El Banco Central Europeo (BCE) mantuvo las tasas de interés en un mínimo histórico del 1%, tal como se esperaba. Sin embargo, decepcionó a los mercados al no presentar ninguna nueva medida para paliar la crisis griega.

"Todo al final sobre la balanza se inclina a que no está descartado un contagio de deuda soberana, evidentemente la confianza no se ha restablecido y eso te lleva a una venta impresionante (...) esto es prácticamente un nivel de pánico", dijo Luis Flores, economista de Ixe Grupo Financiero.

El BCE precisó que no había considerado la compra de deuda para frenar la caída del euro, lo que hundió a la moneda única, arrastrando consigo a las divisas de mercados emergentes como el peso y casi todas las monedas de la región.

La confianza en la zona euro se ha desplomado dado el escepticismo de los mercados de que Grecia sea capaz de consolidar su presupuesto en medio de las violentas protestas que ocurren en Atenas.

"Si el BCE no hace nada creo que veremos otro 'sell off' (venta) y esperaría que el fin de semana si siguen viendo que los mercados están sangrando decidan hacer algo", dijo, por su parte, Gabriel Casillas, economista de JP Morgan.

En el punto más álgido de la sesión, el peso llegó a hundirse hasta 4.63%, a 13.35 unidades por dólar, su peor nivel en seis meses.

En tanto, el jefe del banco central de México, Agustín Carstens, dijo el jueves que la depreciación que ha sufrido el peso debido a la crisis griega no es preocupante.

"Carstens mismo ha utilizado la palabra de que lo que estamos viendo es una 'limpia' en el mercado al cual ve hasta ahora ordenado, con volumen sano y con poca especulación", comentó Flores.

Aunque el tipo de cambio rompió bruscamente en la sesión su promedio móvil de 200 días, lo que podría significar un cambio de su tendencia ganadora de todo el 2010, especialistas creen que existen argumentos a su favor, como los buenos fundamentos de la economía mexicana y sus pocos vínculos con la zona euro.

En su valor 24 horas, el peso perdió 44.05 centavos, a 13.1250/13.1270 por dólar, mientras que en su valor mismo día cerró, previamente, con una baja de 13.49 centavos, a 12.8063/12.8083 pesos por dólar.

En ventanillas de bancos y casas de cambio, el peso operó en 12.80 para la compra y 13.35 por dólar para la venta.