El peso mexicano se apreció el viernes 0.76%, según el precio final del Banco central, su mayor avance porcentual de 6 semanas, gracias a la sorpresa positiva que representó el repunte del sector manufacturero de Estados Unidos, un dato que alejaba el fantasma de un enfriamiento en la economía del mayor socio comercial del país.

El ritmo de crecimiento del sector manufacturero de Estados Unidos se incrementó en junio por primera vez en cuatro meses, en una señal de optimismo para la vacilante economía del país, según mostró un reporte de la industria.

A su nivel referencial de 48 horas la moneda avanzó 8.85 centavos a 11.6215 por dólar, su mejor nivel desde el 31 de mayo cuando la moneda cerró en 11.5682 unidades.

En la jornada el tipo de cambio spot osciló en un rango de 11.6177 y 11.6820 unidades por billete verde.

"Si tienes que Estados Unidos está estabilizándose en términos de crecimiento y de momento no tienes el factor de un posible 'default' (cese de pagos) de Grecia, regresa rápido lo que se llama el 'trading' de riesgo", dijo Ramsés Villela, jefe de cambios de Bulltick Capital Markets en Miami.

El buen humor de los mercados marcaba la víspera de un feriado largo en Estados Unidos por la celebración el lunes del Día de la Independencia, evidenciando que los inversionistas siguen confiando en la buena perspectiva de los activos mexicanos para conformar sus portafolios.

Villela estimó que este impulso podría llevar al peso mexicano a buscar los 11.55 por dólar como un objetivo de corto plazo.

En la semana la moneda acumuló un avance 27.28 centavos o 2.29 por ciento.

En su valor 24 horas, la moneda mexicana ganó 8.90 centavos a 11.6195 por dólar, mientras que en su valor mismo día avanzó 9.51 centavos a 11.6229 pesos.

En ventanillas de bancos y casas de cambio, el peso operaba en 11.34 por dólar a la compra y en 11.74 pesos a la venta.