Con los niveles actuales alcanzados en el mercado de cambios, el tipo de cambio peso-dólar, desde su nivel más alto registrado de 21.93 pesos por dólar (19 de enero), reporta una recuperación frente a la divisa estadounidense cercana a 18%, casi eliminando la depreciación reportada en el 2016 de 19.92 por ciento.

Al cierre de operaciones del martes la paridad peso-dólar concluyó en 18.0580 pesos por dólar en operaciones al menudeo, que, con respecto a las últimas negociaciones de la jornada anterior (18.1755 pesos), significó una revaluación de 0.65%, esto es una ganancia de 11.75 centavos.

En lo que va del año el peso ya presenta una apreciación acumulada de alrededor de 12.51%, lo cual implica un avance frente al dólar estadounidense de 2.58 pesos.

El debilitamiento del dólar en el mercado mundial permitió que el peso extendiera su apreciación, ya que en operaciones intradía tocó una cotización mínima de 18.0289 pesos por dólar

Menor percepción de riesgo

La recuperación del peso mexicano sigue respaldada por una menor percepción de riesgo sobre la economía local, en particular por la expectativa de que la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) que iniciará en agosto, en términos generales, será favorable para México.

El fortalecimiento de la moneda también se explica por el mayor endurecimiento de la política monetaria del Banco de México (Banxico), donde se esperan dos incrementos de 0.25 puntos porcentuales, por lo que la tasa de interés podría ubicarse en 7.25% hacia finales de año.

La recuperación del precio internacional del petróleo es otro de los factores que contribuye a la tendencia bajista del tipo de cambio, pues el crudo en los últimos meses se ha mantenido en un rango de estabilidad, el cual ha permanecido entre 45 y 50 dólares por barril.

La analista de mercado de cambios de Banco Bx+, Mariana Ramírez, pronóstico que las siguientes semanas el tipo de cambio peso-dólar mantendrá cotizaciones tranquilas, con la posibilidad de que oscile entre 18 y 18.30 pesos por dólar.

Destacó que el escenario para el peso se ve positivo, debido a que en el corto plazo no se tienen contemplados eventos importantes que pudieran presionarlo, excepto, el anuncio de política monetaria de la Reserva Federal hoy y del Banxico, el 22 de junio.

Sin embargo, advirtió que la moneda podría rpresionase, sobre todo cuando comiencen las negociaciones del TLCAN, a partir de agosto.

ricardo.zamudio@eleconomista.mx