El peso mexicano cedía el lunes un marginal 0.01%, en un mercado que operaba con volumen moderado a la espera de datos económicos clave en Estados Unidos más adelante esta semana, y con la posibilidad latente de un ajuste técnico debido a tomas de utilidades.

La moneda perdía 0.12 centavos, a 11.5050 unidades por dólar.

Pese haber marcado en la jornada un nuevo máximo de más de dos años y medio y a que el dólar caía globalmente, el peso operaba sin ímpetu, en un mercado que necesitaría asegurar sus ganancias antes de continuar apostando a favor de la moneda mexicana.

"El escenario más riesgoso que tiene la moneda es que ante cualquier eventualidad que tengamos pueda venir un rebote. No descartaría un alza del tipo de cambio, no tan relevante pero que sería hasta al 11.65 por dólar", dijo Mario Copca, analistas de la casa de bolsa VCB.