El peso mexicano se depreció el miércoles 0.74%, según el precio final del Banco central, ante una ola vendedora de los mercados de materias primas, fortaleciendo al dólar y por la incertidumbre ante la actual situación de Grecia, llevando a la moneda local a sufrir una fuerte corrección.

La moneda local retrocedió 8.60 centavos a 11.6750 unidades por dólar.

En la jornada el tipo de cambio spot osciló en un rango de 11.5715 y 11.6885 unidades por billete verde.

La creciente incertidumbre sobre si las autoridades de la zona euro brindarán una ayuda financiera a Grecia y Portugal también guiaba a los mercados a una dirección negativa.

"Vamos a ver un poco de 'flight to quality' reaccionando a estos eventos en Grecia", comentó Alejandro Padilla, subdirector de análisis y estrategia del grupo financiero Banorte-Ixe.

Sin embargo, analistas coinciden en que pese a estas escaladas de aversión al riesgo, el buen perfil financiero y macroeconómico de economías emergentes como México seguirá siendo coronado con crecientes flujos de inversión.

"Claramente México muestra números mucho más favorables de los que podemos observar en la periferia de Europa. Creo que este tipo de eventos puede hacer que el peso se ajuste, pero son correcciones de muy corto plazo y bastante acotadas", agregó Padilla.

De corto plazo, el rango de operación esperado para el tipo de cambio en México tendría un piso de 11.45-11.50 por dólar, mientras que el techo podría llegar incluso a 11.75 por billete verde, según especialistas del mercado.