El peso mexicano se movió durante la última sesión semanal con moderada volatilidad negociándose entre 13.22 y 13.32 unidades por dólar, para cerrar con una ganancia de 4.80 centavos en 13.237 pesos según el Banco de México (Banxico).

La divisa azteca se pudo recuperar tras haber mantenido movimientos por arriba de los 13.30, los cuales se alcanzaron rápidamente ante la idea de que la Reserva Federal (Fed) está lista para continuar con la reducción del programa de compra de bonos en su próxima reunión.

Sin embargo, dicha percepción se descontó rápidamente y llevó a la moneda a niveles atractivos para rehacer posiciones en el mercado local, pues considera que un retiro en los estímulos también es una señal de una mejora en la actividad económica de nuestro principal socio comercial.

La depreciación del peso se dio sin movimientos importantes en la posición especulativa en Chicago, donde continuaron sin cambios con cerca de 524 millones de pesos en el saldo neto largo, respecto a los 6,228 millones que registró como máximos históricos en abril de 2013. Dicha posición advierte que la volatilidad de la moneda podría explicarse por flujos ante la necesidad de liquidez por algunos extranjeros, y no sólo por la especulación en contra del peso.

Análisis Técnico

La moneda mexicana pudo frenar las presiones cerca de la resistencia en 13.28 unidades, evitando una confirmación alcista de mayor magnitud (13.50) para el dólar, y permitieron indicadores de apreciación que moderan el riesgo sobre la moneda. Técnicamente confirmó niveles de sobre valuación medido por el RSI, los cuales fueron respetados y advierten un regreso que podría acelerar las ganancias para la moneda azteca a la zona de 13.09-13.18 unidades por dólar en un movimiento inicial.

* Mario Copca, Analista de Divisas, MetAnálisis.

fondos@eleconomista.com.mx