La aversión al riesgo y la volatilidad financiera en el mundo han golpeado con mayor severidad a los mercados emergentes; sin embargo, pese al ambiente de incertidumbre, importantes instituciones financieras globales ven oportunidades en algunos sectores de ciertas economías emergentes que pueden ser bonos, tipos de cambio o mercados accionarios.

Para banco Barclays, institución financiera de origen inglés, entre las economías emergentes hay algunas oportunidades en la India, México, Argentina y Sudáfrica.

México es uno de los mercados emergentes propensos a navegar con éxito ante los vientos en contra; en términos locales, la pendiente de la curva en las tasas de interés es atractiva en relación con otros referentes.

Por otra parte, la India es menos vulnerable que otras naciones a una desaceleración China, debido a su baja exposición comercial. La Inversión Extranjera Directa (IED) en esa nación se ha recuperado con fuerza y los flujos de deuda deberían ser atractivos , refirió el documento semanal sobre mercados emergentes de la institución inglesa.

Barclays destaca en México el valor de las tasas de la TIIE y la posición de la Comisión de Cambios por parte del banco central, para moderar la debilidad de la moneda nacional.

Pese a que Argentina y Brasil se han visto vulnerables a la volatilidad de los mercados durante enero, la institución recomienda hacer compras específicas en estos mercados.

Para Argentina, Barclays recomienda compras de warrants que pueden generar retornos de dos dígitos en dólares y en euros, mientras que en Brasil las tasas son la opción de inversión, ya que las expectativas de inflación están más vinculadas a temas fiscales que monetarios.

Explicó que en Asia–Pacífico hay altas posibilidades de una recesión en la región, a excepción de Japón, pero los inversionistas aumentaron sus posiciones en Corea.

El banco destacó que China sigue registrando fuertes salidas de capital y reservas decrecientes y no hay expectativas de que cambie en el corto plazo por lo que el dólar se fortalece y debilita a otras monedas de países vinculados con el gigante asiático.

Las perspectivas de debilitamiento de China, un deterioro en las expectativas de ganancias y un entorno macroeconómico difícil, en medio del fortalecimiento del dólar estadounidense y potenciales rendimientos de los bonos más altos, fueron los factores que explicaron estos reordenamientos.

[email protected]