Todos los países que recibieron exenciones por parte de Estados Unidos para poder seguir comprando crudo iraní están cumpliendo con las sanciones impuestas por Washington, dijo un alto funcionario de Irán, al tiempo que destacó que Teherán espera encontrar nuevos compradores.

Estados Unidos se retiró el año pasado de un acuerdo nuclear con Irán e impuso sanciones contra su industria petrolera y bancaria, aunque permitió que ocho clientes siguieran comprando crudo de la república islámica.

“China, India, Japón, Corea del Sur y otros países que recibieron exenciones de Estados Unidos para importar crudo iraní no tienen intención de comprar ni siquiera un barril más a Irán”, manifestó Amir Hossein Zamaninia, viceministro para Asuntos Comerciales e Internacionales del Ministerio del Petróleo iraní, según informó la agencia de su cartera, SHANA.

No obstante, Zamaninia afirmó sin aportar detalles que “pese a las presiones estadounidenses sobre el mercado petrolero de Irán, el número de compradores potenciales de crudo iraní se ha incrementado de forma significativa gracias a un mercado competitivo, la codicia y la búsqueda de mayores ganancias”.

También se garantizaron exenciones de 180 días a Italia, Grecia, Taiwán y Turquía.

Washington aspira a reducir a cero las exportaciones iraníes de crudo con el objetivo de frenar el programa nuclear y de misiles de Teherán y contrarrestar su creciente influencia militar y política en Oriente Medio.

Irán ha instado a los países europeos, que siguen comprometidos con el pacto nuclear, a oponerse a las sanciones creando un mecanismo financiero que facilite los pagos por las ventas de crudo iraní.

Zamaninia explicó que el mecanismo, conocido como Vehículo de Propósito Especial para el Comercio, sería “una ayuda, pero no podría resolver los problemas, ya que la influencia estadounidense afectaría a cualquier acción europea”.

Seguirá presionado

El petróleo experimentó una dura caída en el último trimestre del 2018, pero no está claro que se vaya a mantener en estas cifras durante este año. Eso dependerá de la evolución del pacto de la OPEP o la demanda global.

El precio del petróleo se desplomó casi 40% en el último trimestre después de avanzar otro 40% entre febrero y septiembre del año pasado.

La volatilidad se prolongó durante los días de Navidad con bruscas subidas y bajadas en casi todas las sesiones de las últimas dos semanas. Nadie se fía de ninguna previsión en el mercado del crudo en este momento. ¿Por qué? Porque hay dos grandes fuerzas contrapuestas: un fuerte exceso de suministro y un grupo de países que tratan de achicar este desfase.

Aunque por el momento, las previsiones de los analistas apuntan a un entorno de precios moderados, el tablero se podría dar la vuelta en cuestión de semanas. (Con información de Reuters y Expansión/España)

Crudo subió tras posibles negociaciones

El petróleo aumentó el viernes casi 2% después de que una propuesta de negociaciones comerciales entre Pekín y Washington alivió el temor a una desaceleración económica mundial, pero los avances fueron limitados luego de que Estados Unidos reportó un alza de inventarios de productos refinados.

Los futuros del crudo referencial Brent subieron 1.11 dólares, o 1.98%, a 57.06 dólares por barril, mientras que el petróleo West Texas Intermediate (WTI) en Estados Unidos ganó 87 centavos, o 1.85%, a 47.96 dólares por barril.

Ambos referenciales del petróleo anotaron sólidos avances en la primera semana del 2019, luego de su fuerte caída del año pasado, pese a crecientes preocupaciones de que una guerra comercial entre China y Estados Unidos lleve a una desaceleración económica global.

Semana ganadora

El Brent ganó 9.3% en la semana, mientras que el WTI avanzó cerca de 5.8 por ciento.

Los precios recortaron ganancias el viernes, después que datos de la Administración de Información de Energía (EIA, por su sigla en inglés) mostraron un fuerte incremento de los inventarios de productos refinados, debido a una mayor tasa de utilización de refinerías.

Las existencias de gasolina crecieron 6.9 millones de barriles la semana pasada, mientras que las de destilados aumentaron 9.5 millones de barriles, según la EIA, y que se compara con estimaciones de alzas de menos de 2 millones de barriles.

La mezcla mexicana reflejó un incremento de 3.39%, o 1.54 dólares, a 47.02 dólares por barril.

Las firmas de energía de EU  redujeron el número de plataformas petroleras por primera vez en tres semanas, en ocho a 877, según  la compañía del sector Baker Hughes de General Electric Co. (Con información de Reuters)

valores@eleconomista.com.mx