Los precios del petróleo se desplomaron el martes más de 4%, incluso después de que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus aliados acordaran extender los recortes de suministros hasta marzo, debido a que débiles datos de manufacturas preocuparon a los inversores respecto a que una ralentización de la economía global golpee la demanda.

Los futuros del referencial mundial Brent del mar del Norte cayeron 2.66 dólares, 4.09%, a 62.40 dólares por barril.

En tanto, los futuros del crudo en Estados Unidos, el West Texas Intermediate para entrega en agosto perdieron 2.84 dólares, 4.8%, a 56.25 dólares por barril, luego de alcanzar su nivel más alto en más de cinco semanas el lunes. La mezcla mexicana de exportación cerró con una caída de 3.15%, 1.91 dólares, a 58.69 dólares por barril.

La gasolina estadounidense cayó 2.48%, a 1.8729 dólares el galón.

La OPEP acordó el lunes extender los recortes de suministros de crudo hasta marzo del 2020, luego de que sus miembros superaran sus diferencias para intentar apuntalar los precios.

Las señales de una desaceleración de la economía a nivel mundial, lo que podría golpear el crecimiento de la demanda, hace que la OPEP y sus aliados puedan enfrentar dificultades para apuntalar los precios conteniendo la oferta.

Estados Unidos y China acordaron en la Cumbre del G20 reanudar las conversaciones comerciales, pero la actividad se contrajo en buena parte de Europa y Asia en junio, mientras que en Estados Unidos se ralentizó a un mínimo de casi tres años.

OPEP y aliados adoptan “acuerdo”

La OPEP y sus socios, liderados por Rusia, adoptaron el martes en Viena un “acuerdo” para consolidar su alianza a través de una carta de “cooperación permanente”, crucial para hacer frente al auge de la oferta estadounidense.

Los 14 miembros de la OPEP y sus 10 países socios aprobaron por unanimidad el texto, calificado como histórico por Arabia Saudita.

La medida se aprobó con un voto a mano alzada durante una reunión en la capital austriaca, donde la OPEP tiene su sede.

Su alianza, hasta ahora informal, remonta a finales del 2016, cuando, debido a la caída vertiginosa de los precios del petróleo, los miembros de la OPEP se pusieron de acuerdo con otros 10 países petroleros, entre ellos Rusia, México y Kazajistán, para limitar su producción de crudo.

Los 24 países, agrupados bajo la sigla OPEP, y que producen la mitad del petróleo del mundo, sellaron el martes esta alianza a través de un documento de “cooperación permanente”, del que se desconocen los detalles.

Como era previsible, estos países también prolongaron, durante otros nueve meses, su acuerdo del pasado diciembre para bajar su oferta acumulada de 1.2 millones de barriles diarios para estimular las cotizaciones del crudo.

En este contexto, este acuerdo de cooperación del martes crea de facto una especie de OPEP ampliada, lo que consolida su bloque frente a Estados Unidos, primer productor de petróleo del mundo.