La palabra volatilidad es una de las más usadas, al menos este año, entre inversionistas y analistas. Los mercados de renta variable han pasado por máximos históricos correcciones y ahora vuelven a estar en terreno positivo.

Incluso índices bursátiles de Estados Unidos como NASDAQ Composite —con alta exposición a empresas tecnológicas— y el Russell 2000 —compuesto por pequeñas y medianas empresas— cerraron la sesión de este martes en niveles sin precedentes.

La volatilidad no es un villano para el inversionista y no siempre es sinónimo de pérdidas en la cartera. Los inversionistas deben recordar que la volatilidad a corto plazo es el precio por los resultados superiores a largo plazo, de acuerdo con un comunicado de Vanguard, gestora con 5.1 billones de dólares en activos bajo administración.

En el año, el barómetro del miedo,VIX, se ha ubicado hasta en 37.32 puntos (el 5 de febrero) aunque cerró la jornada en 12.34.

Dicho índice está diseñado para medir la volatilidad que existe en los mercados de Estados Unidos.

“El VIX es conocido como el barómetro del miedo debido a que recopila las percepciones de los inversionistas sobre los mercados accionarios (...) cuando la confianza de los inversionistas disminuye, el VIX aumenta”, detalló Actinver Casa de Bolsa en un análisis.

Mientras el VIX se ubicaba cerca de 40 puntos, el S&P 500 —uno de los referenciales de Wall Street— rompía soportes y llegó a retroceder hasta niveles de 2,581 unidades; lo anterior, tras desplomarse más de 10% en menos de 10 sesiones.

Resistir impulsos

Los inversionistas de largo plazo deben contener el deseo apremiante de hacer cambios impulsivos en sus planes de inversión. Tal como dijo el premio Nobel Daniel Kahneman, “si tener acciones es un proyecto a largo plazo para usted, seguir constantemente los cambios es una muy mala idea. Es lo peor que puede hacer”, expuso Vanguard. La probabilidad de lograr rendimientos positivos aumenta mientras transcurre el tiempo.

Lo anterior resalta la importancia de un enfoque de inversión a largo plazo, ya que cualquier día ofrece más de 50% de posibilidad de obtener rendimientos positivos, cuando a 10 años la posibilidad es de 91 por ciento.

“Los inversionistas que no prestan atención a la volatilidad a corto plazo y siguen un plan de inversión disciplinado podrán darse cuenta de que el tiempo está de su lado cuando se trata de rendimientos a largo plazo”, agregó Vanguard.


valores@eleconomista.mx