Pese a la volatilidad del mercado petróleo, Pemex hizo una emisión por un monto de 6,000 millones de dólares en tres tramos: 1,500 millones con vencimiento en julio del 2020; 1500 para enero del 2026 y 3,000 millones para enero del 2046.

Según Pemex, esta emisión es la más grande que se ha hecho en la historia de México y la demanda que tuvo fue de cuatro veces el monto original. En el caso de la emisión a 30 años, el cupón representa la tasa más baja que ha tenido la empresa en emisiones similares.

La deuda es parte de su programa de financiamientos autorizado para el 2015 , los recursos se utilizarán para proyectos de inversión y los agentes colocadores fueron BBVA, Citigroup, HSBC y Morgan Stanley.

Pemex dijo que la emisión fue un éxito y es un reflejo de la confianza del gran público inversionista en el manejo macroeconómico del gobierno federal, así como del impacto positivo de la reforma energética aprobada .

En ese contexto, Moody’s liberó un análisis sobre Pemex en el que refiere que los menores precios del petróleo tendrán un limitado impacto en la calidad del crédito soberano de México y en los fundamentos de su calificación AAA , con perspectiva Estable.

Moody Investors Service advierte que México está bien posicionado para absorber los impactos que vienen de un peso débil, mientras que los ingresos del gobierno relacionados con el petróleo tienen una cobertura.

A pesar de una caída en el precio de la canasta petrolera de México de casi 50%, que tendrá como resultado exportaciones petroleras significativamente más bajas, un peso más débil debería beneficiar la competitividad internacional de México, lo que refuerza las perspectivas de las exportaciones de manufacturas.

Esperan una aumento en la exportación de manufacturas para compensar la caída en los ingresos por exportaciones de petróleo más bajas; las exportaciones están listas para beneficiarse de este proceso.

El informe se llama Gobierno de México: moderado impacto de la deuda soberana por los bajos precios del petróleo significa que la calificación A3 todavía es consistente -incluso si los proyectos de petróleo se retrasan .

Moody dice que el impacto fiscal de los menores precios del petróleo estará contenido, a pesar de que los ingresos petroleros representan un tercio de los ingresos totales del gobierno.

En caso de que la cesta petrolera mexicana se mantenga en un nivel bajo récord de 40 dólares por barril, como se observó al inicio del año, el potencial déficit en los ingresos en el presupuesto de este año habría sido de alrededor de 1.2% del PIB. Sin embargo, las autoridades mexicanas han cubierto sus ingresos frente a las fluctuaciones en el precio del petróleo, dice Moody.

La agencia de calificación indicó que a pesar de que algunos de los proyectos de exploración de petróleo pueden ser pospuestos debido a los bajos precios del petróleo, estos retrasos no comprometerían la calificación actual de México. En cambio, un ritmo más gradual sólo limitaría

El potencial de crecimiento para la calificación.

[email protected]