Washington - Los pedidos recibidos por las fábricas estadounidenses sufrieron en agosto su peor caída desde enero del 2009, pero un segundo mes seguido de alzas en las órdenes fuera del sector transporte sugirió que la actividad manufacturera está frenando su pérdida de impulso.

Departamento de Comercio dijo que los nuevos pedidos de bienes manufacturados cayeron un 5,2 por ciento, su mayor baja desde enero del 2009, cuando la economía se encontraba en recesión.

Excluyendo transportes, los pedidos subieron 0.7% en agosto, tras avanzar por el mismo margen en julio.

Las manufacturas han cargado con la recuperación económica y pese a que la actividad se ha enfriado significativamente en los últimos meses, hasta ahora hay pocas señales sobre una fuerte caída.

El índice nacional de actividad manufacturera del Instituto de Gerencia y Abastecimiento subió por sobre la marca de 50 -que separa la expansión de la contracción- el mes pasado luego de tres meses consecutivos por debajo de 50.

Rob