Los principales índices bursátiles en Estados Unidos y México cerraron el jueves con ganancias, algunos hilando su segunda o tercera jornada bursátil en terreno positivo, tras la fuerte corrección del lunes.

El referencial S&P 500 aumentó 1.88%, a 2,938.11 puntos, en tanto que el tecnológico NASDAQ Composite se ubicó en 8,039.16 puntos, una ganancia de 2.24%, permitiéndoles a ambos hilar también su tercer día de avances. El Dow Jones ganó 1.43%, a 26,378.19 unidades.

En México, el S&P/BMV IPC tuvo un repunte marginal de 0.02%, para terminar la sesión en 40,439.42 unidades, hilando su tercer día con ganancias, mientras que el FTSE Biva se expandió en 0.13%, a 829.51 enteros.

Este ligero avance del IPC obedece a que hoy se publicará la actividad industrial de junio en México, comentó Gabriela Siller, directora de Análisis Económico y Financiero de Banco Base.

No hay nada escrito

No obstante, la variabilidad en los mercados está a la orden del día. “Hay mucha volatilidad todavía, no hay nada escrito en piedra, las dos partes importantes aquí, tanto el gobierno chino como el presidente Trump han demostrado ser muy volátiles, y en el caso de México falta ver qué pasará con el Banco de México, aunque el mercado alrededor de 40,000 puntos está llevando a temas de valuación muy interesantes”, comentó Carlos Hermosillo, asesor financiero.

Una serie de factores explicaría los movimientos al alza en los mercados, pese a las condiciones actuales.

“Cuando hay incertidumbre sobre temas que le preocupan mucho, se tienden a presentar correcciones de tipo movimientos de pánico como la semana pasada con la amenaza de aranceles de Donald Trump a China y la posterior depreciación del yuan chino, pero luego pasaron los días y te das cuentas de que China volvió a controlar su moneda, y el mercado dice a lo mejor exageré. Sí hay riesgos, están nerviosos, no gusta la retórica de Trump, pero pasan los días y se tranquiliza el ambiente un poco”, explicó Jorge Gordillo, director de Análisis Económico y Bursátil de CIBanco.

Hermosillo destacó que la moderación en el torno de agresividad de China ayudó a tranquilizar a los mercados. El yuan llegó a caer por debajo de las 7 unidades por dólar al inicio de la semana, atizando el temor a una potencial guerra de divisas.

La escalada en los conflictos entre las dos principales economías en el mundo también aumenta la probabilidad de que la Reserva Federal continúe bajando la tasa de interés, lo que impulsa al mercado de capitales, agregó Carlos Ponce Bustos, socio fundador de la firma de asesoría de inversiones SNX Consultores.

“La baja en la tasa de interés es muy importante porque si llegara a bajar la Reserva Federal en dos ocasiones más su tasa, las valuaciones de las empresas en Estados Unidos se verían muy favorecidas, no solamente porque la renta fija se paga menos, sino porque una forma frecuente de valuar una compañía es por la metodología de descuentos de flujos de efectivos, y la tasa de descuento usa como base la de la Reserva Federal, el mercado podría estar anticipando esto”, manifestó Ponce Bustos.

“Algunos bancos centrales han hecho ajustes a la baja en las tasas y eso está alentando a los inversionistas a pensar que sí estamos entrando en una nueva etapa de relajamiento monetario”, refirió Carlos Hermosillo.

Ponce expresó que tras la fuerte corrección del viernes y del lunes, los participantes del mercado también pudieron identificar señales de sobreventa, es decir, que hubo una venta exagerada de las acciones de las compañías.

“Está también  el periodo de reportes en EU, y a pesar de que el resultado promedio de las empresas del S&P 500 está en línea con las expectativas, de una caída de 2.5% en utilidades, sí vimos un grupo de empresas que reportaron mucho mejor que eso, y con la caída en los precios resultó en oportunidades muy interesantes”, acotó.

Rendimientos de bonos ganan por rebote de Wall Street

Los rendimientos de los bonos del Tesoro subieron porque los operadores redujeron sus inversiones en deuda gubernamental para aprovechar un rebote de los mercados de acciones.

Los temores a una desaceleración global, agravados por la tensión entre Estados Unidos y China por el comercio, provocaron una liquidación en las bolsas y avivaron un mayor interés por los bonos, el yen, el oro y otros activos considerados seguros.

Aun así, el atractivo de los bonos del Tesoro no ha desaparecido, ya que el temor a una recesión continúa dominando el mercado y amenaza con la posibilidad de otra venta masiva en el mercado bursátil.

“La única cobertura frente a un bajo rendimiento de la renta variable son los bonos”, dijo Priya Misra, directora de Estrategia Global de Tasas de TD Securities. “La gente está viendo cualquier apoyo a los rendimientos como una oportunidad de compra”.

El aumento de los rendimientos de los bonos comenzó en los mercados fuera de EU. El bono alemán subió desde mínimos históricos en respuesta a datos comerciales chinos mejores a lo esperado y una estabilización del yuan.

Los rendimientos mundiales también subieron después de que Alemania está considerando emitir nueva deuda para financiar un programa de protección del clima, según un alto funcionario del gobierno.

El retorno del bono a 30 años subió 3.5 puntos básicos, a 2.230 por ciento. El miércoles, el rendimiento cayó a 2.123%, a poca distancia de su mínimo histórico de 2.089%, de julio del 2016.

La deuda de largo plazo ha sido presionada además durante esta semana por colocaciones de refinanciamiento trimestral por 84,000 millones de dólares. (Con información de Reuters)

[email protected]