Los fideicomisos de inversión en bienes raíces (Fibras) siguen siendo vulnerables a los efectos adversos de la pandemia del Covid-19, manteniéndose en terreno negativo a lo largo de este año en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

Aún cuando ha iniciado la reapertura de establecimientos comerciales y hoteles, el índice de referencia del sector, el S&P/BMV Fibras acumula una caída de 20.33% en el año, uno de los desempeños más débiles desde el 2011, cuando surgió este instrumento de inversión.

De los 10 fideicomisos inmobiliarios que integran el S&P/BMV Fibras, solo Prologis, un fibra del sector de parques industriales, ha ganado 2.89% en la cotización de sus certificados bursátiles fiduciarios inmobiliarios (CBFI) en la BMV.

La baja en el índice fibras es más pronunciada incluso, que la del principal índice accionario, el S&P/BMV IPC, que ha caído 15.19% en el 2020.

Eduardo López Ponce, analista de Ve por Más (Bx+) comentó que la afectación en el sector de fibras se debe medir por sector, pues el impacto por la pandemia y las restricciones a distintas actividades económicas ha sido desigual.

En el caso de los segmentos comercial, hotelero y de oficinas el impacto es mayor por las medidas de contención y distanciamiento social impuestas, a diferencia de las industriales que mantienen mayores tasas de ocupación en nichos como logística y manufactura.

Aunado a lo anterior, el sector inmobiliario industrial tiene el beneficio natural de las rentas en dólares y la entrada en vigor del tratado comercial entre México, Estados Unidos y Canadá.

López dijo que la caída en el índice fibras también responde al peso que tiene cada fideicomiso. Fibra Uno, que mantiene la mayor ponderación, registra una caída de 42.98% en lo que va de este año.

El especialista comentó que el panorama se ve complicado para el rendimiento de los fibras, por lo menos en lo que resta del año, pues los niveles de ocupación seguirán bajos para sectores como el comercial.

“Es difícil saber cuándo va a haber una recuperación porque todo depende de la evolución de la pandemia; de cómo se van levantando las restricciones y del éxito que se tenga con la contención del virus, eso crea incertidumbre”, dijo.

Sin embargo, a medida que se regresa a la normalidad y las tasas de interés están bajando, los fibras podrían fortalecer  sus balances y alcanzar niveles previos a la crisis sanitaria.

Durante este año, las emisoras que han presentado las caídas más pronunciadas en la BMV son Fibra Hotel y Funo, con minusvalías de 50.78 y 42.98%, respectivamente.

Los sectores que más han padecido la pandemia son el hotelero y comercial  por el cierre temporal de los inmuebles que han provocado que los ingresos se reduzcan.

Para este segundo trimestre se espera que el reporte de los fibras sea similar al del primer trimestre, con caídas fuertes en los ingresos por rentas.

judith.santiago@eleconomista.mx