El peso se apreció por las apuestas a favor de activos riesgosos, por el rendimiento que ofrece frente a otras divisas y con un favorable panorama macroeconómico local, pero limitó su rally luego de que el Banco Mundial recortara sus estimaciones para el crecimiento de la economía global en 2013.

La moneda cerró en 12.6249 a la compra y 12.6279 pesos por dólar a la venta, con una apreciación de 0.17% o 2.19 centavos frente a los 12.6498 pesos del precio de referencia del martes. Más temprano, el peso llegó a depreciarse 0.57 por ciento.

"El posicionamiento de mercado de futuros de Chicago sigue siendo a favor del peso a niveles históricos. La gente está volteando a ver a los emergentes y a México por el diferencial que está pagando", dijo un operador de la mesa de cambios de un banco local.

Especialistas comentaron que un avance en las negociaciones sobre el techo de endeudamiento en Estados Unidos y un tono tendiente a quedar estable la tasa de interés en su comunicado de Banco de México, llevaría al peso a un nivel de 12.61 pesos hacia el final de mes.

El banco central divulgará el viernes su primer aviso de política monetaria del año.

ros con información de Reuters