De los 171,184 millones de pesos pagados al fisco durante el 2016 por las empresas que cotizan en la BMV, 62% lo pagaron solamente 10 empresas de las poco más de 100 que se consideraron, siendo América Móvil la que pagó más impuestos con un total de 29,867 millones de pesos, de acuerdo con datos de la Bolsa.

En segundo lugar, Grupo México pagó, durante el año anterior, 15,720 millones de pesos; mientras que Femsa contribuyó a las arcas hacendarias con 13,549 millones de pesos, revela un análisis de la Unidad de Inteligencia y Estudios Especiales de El Economista.

La cadena de tiendas Wal-Mart entregó al fisco 11,475 millones de pesos; mientras que la refresquera Coca-Cola Femsa pagó 8,574 millones de pesos y la cadena de televisión Televisa aportó al fisco 6,724 millones de pesos.

Altos impuestos ?inhiben inversiones

Para el fiscalista Herbert Bettinger, el impuesto que se le cobra a las empresas es alto, lo que provoca que las inversiones en el país se inhiban y se reduzca la competitividad.

El 30% que se cobra de ISR no está mal, pero si a ello le agregamos 10% que pagan por el de Participación de los Trabajadores en las Utilidades (PTU) y 10% que pagan en dividendos, se están pagando casi 50% de impuestos, lo cual no es bueno para atraer inversiones al país , expuso el fundador de la consultora Bettinger Asesores.

Recalcó que el PTU es un impuesto anacrónico, que ha creado una distorsión en México, especialmente en la creación de empresas outsourcing donde se ha afectado de manera considerable a los trabajadores.

A los trabajadores se les oculta la verdad de las utilidades de las empresas, y eso afecta a su vez que las empresas no reporten sus verdaderas utilidades. Entonces el PTU a lo largo de los años, en vez de crear un efecto positivo, ha sido negativo .

Con respecto al impuesto de 10% a dividendos que entró en vigor en el 2014 expuso que también ha complicado las inversiones en México, porque en el mundo, si bien existe este impuesto, es en países altamente desarrollados, cuya base del impuesto de 30% no representa un impacto para las empresas.

En México, la base de 30% es muy grande porque no te permiten deducir muchas cosas, por eso México se ha convertido en un país fiscalmente muy caro. No obstante, los grandes esfuerzos de la Secretaría de Economía de traer inversiones a México, se han visto ahuyentados por las altas cargas tributarias a las empresas .