Aunque el oro tiene expectativas de regresar a 2,000 dólares por onza, finalizó a la baja ante datos económicos que sugieren una recuperación económica más rápida en Estados Unidos.

El metal precioso finalizo el martes con una caída de 1.5% a 1,939.66 dólares por onza, ante un fortalecimiento del dólar y cifras de manufacturas positivas.

“El factor principal es el dólar más fuerte. El oro se está moviendo en dirección inversa al dólar”, dijo Edward Meir, analista de ED&F Man Capital Markets.

Agregó que las buenas cifras de manufacturas de julio también pesaron sobre el metal.

Los nuevos pedidos de productos fabricados en Estados Unidos aumentaron más de lo esperado en julio, mientras que los datos de fabricación del martes en Estados Unidos mostraron que la actividad se aceleró hasta un máximo de casi dos años en agosto, lo que reforzó el optimismo acerca de una recuperación constante.

“En lo que respecta a la economía, vamos a tener estos pequeños saltos en los datos económicos, pero no vamos a tener ningún cambio significativo en la economía en ningún momento; no por mucho tiempo”, dijo Phillip Streible, jefe de estrategia de mercado de Blue Line Futures en Chicago.

En lo que va del año el oro gana 27.84%, desde los 1,517.27 dólares en que finalizó el año pasado. El área de análisis de Banco Base prevé que el metal precioso cotice entre 2,000 y 2,100 dólares por onza en el cuarto trimestre del año.

Según la institución financiera, la posibilidad de que esta nueva ola de infecciones por Covid-19 en el mundo aumente, podría llevar a las economías a aplicar nuevas medidas de contención, afectando negativamente a la recuperación económico global. Un aumento del estímulo fiscal y monetario también sería un catalizador del oro. En sentido contrario, que se encuentre una vacuna o medicamento que reduzca la propagación o los efectos del coronavirus disminuiría la demanda por esta materia prima como activo refugio. (Con información de Reuters)

termometro.economico@eleconomista.mx