El oro enfrentará su tercer año seguido de pérdidas en el 2015, debido a que Estados Unidos subirá por primera vez en casi una década sus tasas de interés, pero el mercado también deberá encontrar un piso, despejando así el camino para una recuperación el próximo año, mostró un sondeo de Reuters.

En la encuesta a 38 analistas y operadores realizada a inicios de este mes, se proyectó que el oro al contado, que terminó el 2014 con pocos cambios tras romper con una racha alcista de 12 años, promediará en 1,234 dólares la onza este año, una baja de alrededor de 3 por ciento.

El mercado verá una recuperación de 1,278 dólares la onza en el 2016, dejando atrás el trauma de la fuerte caída del 2013, según el sondeo.

Se espera que el metal precioso esté presionado este año por la prevista alza en las tasas de interés en Estados Unidos, que le restará brillo a las tenencias del lingote e impulsará el dólar.

La incertidumbre sobre la estabilidad de la zona euro, que ha impulsado el oro 8% en lo que va de este año, sumada a las preocupaciones sobre el crecimiento global y la firme demanda de los consumidores de Asia, probablemente darán respaldo al metal, lo que finalmente llevaría a una recuperación.

En el corto y mediano plazo, dado el diferencial entre los rendimientos de bonos europeos y de Estados Unidos, sólo podemos anticipar nuevos flujos de capital hacia el dólar, poniendo presión alcista sobre esa moneda y presión bajista sobre el oro , dijo el analista de Mitsui Global Precious Metals, David Jollie.

El oro tocó un máximo de cinco meses de 1,306.20 dólares la onza la semana pasada, después de que el Banco Central Europeo anunció la inyección de miles de millones de euros en la debilitada economía del bloque y de que el Banco Nacional de Suiza eliminó el límite cambiario del franco frente al euro.