Los precios del oro cayeron a su nivel más bajo en 10 meses, ante el fortalecimiento de las acciones globales y el caso omiso de los inversionistas a los temores de inestabilidad política en Italia, mientras los bonos del Tesoro de Estados Unidos subieron tras la publicación de datos locales.

El primer ministro italiano, Matteo Renzi, dijo que renunciaría tras sufrir una aplastante derrota el domingo en un referendo sobre una reforma constitucional. El oro al contado se desplomó 1.6%, a 1,157 dólares la onza, su cota más baja desde principios de febrero y 30 dólares menos que su máximo de sesión.

Los futuros del oro en Estados Unidos cedieron 0.1%, a 1,176.50 dólares por onza. Los mercados dan por descontado que la Reserva Federal subirá las tasas de interés.

El presidente de la Fed en Nueva York, William Dudley, dijo que es muy pronto para saber aún si el plan de alzas graduales de tipos de la institución deberá ser ajustado cuando Donald Trump llegue a la Casa Blanca.