Los precios del oro cayeron el viernes y sellaron su peor semana desde marzo, ya que un repunte de los rendimientos de los bonos del Tesoro de Estados Unidos y el estancamiento sobre un paquete de estímulos para ayudar a una economía golpeada por el coronavirus mermaron el atractivo del metal.

El oro al contado bajó 0.5% a 1,943.18 dólares la onza. En tanto, los futuros del oro en Estados Unidos retrocedieron 1% a 1,949.80 dólares la onza. Tras haber tocado un máximo récord el viernes de hace dos semanas de 2,072.50 dólares y luego de subir por nueve semanas seguidas, el lingote perdió 4.5 por ciento en la semana.

Flojos datos económicos en distintas partes del mundo, incluidas decepcionantes ventas minoristas en EU, no ayudaron a proteger el oro. El metal ignoró los datos económicos del principal consumidor, China, que no cumplieron con las expectativas, y los datos que mostraron que la economía de la zona euro sufrió su contracción más profunda en el segundo trimestre.