Los precios del oro subieron el viernes y registraron su mayor ganancia mensual desde febrero de 2016, ya que el impacto cada vez más grave de la pandemia del coronavirus en la economía estadounidense debilitó al dólar, llevando a los inversionistas a tomar refugio en el lingote.

El oro al contado ganó 0.6% a 1,971.83 dólares la onza, mientras que los futuros del oro en Estados Unidos avanzaron 1% a 1,985.90 dólares la onza.

Los precios del metal alcanzaron un máximo histórico de 1,980.57 dólares el martes y acumularon un aumento del 10% en julio.

Por su parte la plata subió 2.3% a 24.08 dólares la onza para registrar su máxima alza mensual desde 1982 -de casi 33%-, ya que la expectativa de una recuperación de la actividad industrial añadió ímpetu a su fortaleza.

El dólar , a menudo visto como un activo de refugio que rivaliza con el lingote, registró su mayor caída mensual en casi una década. Su declive abarata las materias primas para los tenedores de otras divisas.

El platino , en tanto, cayó 0.5% a 898.66 dólares la onza pero logró su mayor avance mensual desde enero de 2017, mientras que el paladio sumó 0.4% a 2,090.60 dólares por onza para cerrar julio con una ganancia de 8%, su primer resultado positivo en cinco meses.