Los precios del oro bajaban el pasado viernes, ya que el dólar se mantuvo firme, mientras algunos inversionistas apostaron a que el aumento de los precios del consumidor en Estados Unidos será temporal.

El oro al contado cayó 0.51% a 1,888.20 dólares la onza. En tanto, los futuros del oro en Estados Unidos subieron  0.1% a 1,898.40 dólares la onza.

La inflación se ha estado acelerando por encima de las expectativas del mercado, "pero persiste la idea de que estos niveles de precios del consumidor se van a disipar de ahora en adelante", dijo el analista Giovanni Staunovo de UBS, y añadió que el oro está teniendo dificultades para sostenerse sobre la marca de 1,900 dólares.

Los inversionistas se preparan ahora para la reunión de la Reserva Federal del 15 y 16 de junio.

Un número significativo de analistas y operadores encuestados por Reuters dijo que el banco central podría esperar hasta más adelante en el año antes de anunciar una reducción de sus compras de bonos.