El precio del oro superó el miércoles el nivel técnico de los 1,800 dólares la onza, tocando su máximo desde septiembre de 2011, ya que los inversionistas buscaban seguridad ante el coronavirus y los bancos centrales implementaban poderosos paquetes de estímulo para aliviar el impacto económico.

El oro al contado subió 0.9% a 1,810.44 dólares la onza, mientras que los futuros del oro en Estados Unidos subieron 0.6%, a 1,820.60 dólares la onza.

“Los pilares de apoyo son el estímulo fiscal y monetario, junto con los flujos monetarios entrantes en fondos respaldados por el oro y otras inversiones”, dijo David Meger, de High Ridge Futures.

“La constante inyección de liquidez en el mercado sigue siendo el factor positivo más destacado, ya que el dólar se ha estado debilitando y respaldando los precios de las materias primas, sobre todo del oro y la plata”, agregó.

Más temprano en la sesión, los precios llegaron a tocar los 1,817.71 dólares la onza, su nivel más elevado desde el 19 de septiembre del 2011. El máximo histórico se tocó ese mismo mes, a 1,920.30 dólares.

“Creemos que el mercado alcista se está viendo más energizado por los continuos efectos de la pandemia, y es probable que siga firme”, dijeron analistas de HSBC en una nota. “Es probable que la necesidad percibida de un ‘refugio’, incluso aunque se relajen más los cierres y las acciones suban, mantenga al oro bien respaldado para el balance del año”.

En otros metales preciosos, la plata sumó 2.1% a 18.68 dólares la onza; el paladio ganó 0.1% a 1,918.05 dólares; y el platino subió 0.7% a 841.54 dólares.

Cobre, en máximos

Los precios del cobre subieron a sus niveles más altos desde enero, ya que los especuladores se volcaron al mercado apostando por más alteraciones en el suministro de Chile y por una demanda más firme de parte de China.

El cobre referencial en la Bolsa de Metales de Londres (LME) ganó 0.8% a 6,237 dólares la tonelada, un máximo desde el 21 de enero.

El máximo de 2020 para el metal fue 6,343 dólares el 16 de enero, que a su vez fue el nivel más alto desde mayo del año pasado.

El cobre en la LME ha subido más de 40% desde el mínimo de 45 meses al que cayó en marzo, impulsado recientemente por miedos a que la pandemia de Covid-19 afecte la actividad minera en Chile.