Los precios del metal dorado subieron más de 2% el lunes, a un máximo de más de tres semanas, debido a las expectativas de nuevas medidas de estímulo para contrarrestar el daño económico causado por el brote del nuevo coronavirus.

El oro al contado sumó 2.3%, a 1,653.35 dólares por onza, tras tocar más temprano su nivel más alto desde el 11 de marzo, a 1,655.59 dólares. Los futuros del oro en Estados Unidos cerraron con un avance de 2.9%, a 1,693.90 dólares la onza.

“La demanda física del metal precioso sigue dominando y respalda los precios del petróleo. Masivas cantidades de estímulos efectivamente están diluyendo las monedas, así que la demanda de oro viene de todas partes”, dijo Phil Streible, estratega jefe de Mercado de Blue Line Futures en Chicago.

El dólar detuvo su avance contra la mayoría de las monedas, pero continuó su alza frente al yen, después de que la tasa de muertos por el coronavirus se desaceleró en Europa pero aumentó en Japón y otras partes de Asia.

Japón impuso el estado de emergencia en Tokio y seis otras prefecturas a partir del martes para contener la propagación del virus, en momentos en que el gobierno prepara un paquete de estímulos de 990,000 millones de dólares para amortiguar el golpe en la economía.

Gobiernos y bancos centrales alrededor del mundo han impulsado estímulos fiscales y monetarios sin precedentes. La pandemia ha infectado a más de 1 millón 250,000 personas en el mundo, con más de 68,400 muertes hasta ahora, según un recuento de Reuters.