El oro subió este martes impulsado por presiones inflacionarias en China y fuertes ganancias en las materias primas industriales, en medio de datos de ventas minoristas estadounidenses mejores de lo esperado.

Las incertidumbres económicas también fueron de apoyo para el avance de más de 2% de la plata, después de que el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, advirtió que si no sube el techo de la deuda de Estados Unidos se corre el riesgo de una pérdida de confianza en la solvencia crediticia del país que podría ser desastrosa.

El oro al contado subió 0.6%, a 1,524.40 dólares la onza, después de registrar su mayor pérdida diaria en un mes.

El contrato para agosto en Estados Unidos cerró con un alza de 8.80 dólares, a 1,524.40 dólares la onza, tras negociar entre 1,512.80 dólares y 1,526.70 dólares.

Un informe chino mostró más temprano que la inflación en la segunda economía más grande del mundo se aceleró a su mayor ritmo en casi tres años, mientras que una caída menor a la esperada en las ventas minoristas de Estados Unidos impulsó al índice S&P 500 en 1.5 por ciento.

"Los peores temores de los datos económicos han sido descontados. Hay más apetito por riesgo, y parte de ese dinero está fluyendo hacia los metales preciosos", dijo Bill O'Neill de la firma LOGIC Advisors.

El oro subió 3% en las últimas cuatro semanas por una serie de decepcionantes datos económicos de Estados Unidos, incluyendo un débil reporte de creación de empleos.

La plata al contado se recuperó de la caída de 4% del lunes y subió 2.4%, a 35.52 dólares la onza.

En otros metales, el platino ganó 0.1%, a 1,792.20 dólares la onza.

El paladio subió 0.4% a 793.13 dólares la onza.