El oro subió este miércoles por compras de refugio alentadas por un fuerte retroceso en los mercados bursátiles, en medio de temores a una desaceleración económica en Estados Unidos y ante señales de una escalada en la crisis de deuda de Grecia.

Los inversionistas recurrieron al oro después de que la inflación subyacente al consumidor de Estados Unidos se aceleró en mayo a su mayor ritmo en casi tres años, y una cifra sobre la actividad manufacturera regional se contrajo durante este mes.

La incertidumbre en torno a las negociaciones sobre el tope de la deuda estadounidense también impulsaron al metal.

"El oro es un bastión de fortaleza ahora, cuando las acciones, el petróleo y otros mercados de materias primas están débiles", dijo Robert Lutts, presidente de inversiones de Cabot Money Management.

El oro al contado subió 0.2%, a 1,527.04 dólares la onza, tras recuperarse de un mínimo de jornada de 1,513.86 dólares.

Los futuros de oro para agosto en Estados Unidos cerraron con un alza de 1.80 dólares, a 1,526.20 dólares la onza, tras operar entre 1,514.50 y 1,535.70 dólares.

El oro cayó más temprano, arrastrado a la baja por ventas técnicas y el avance del dólar, ante la agudización de la crisis de deuda de Europa.

El oro ha ganado 3% en las últimas cuatro semanas ante una serie de desalentadores datos económicos en Estados Unidos, incluyendo un débil reporte laboral.

La plata subió 0.7%, a 35.58 dólares la onza, aunque aún se encuentra 30% por debajo de un máximo de 49.51 dólares alcanzado en abril.

El índice de acciones estadounidenses S&P 500 cayó 1.75% por los temores sobre la economía de Estados Unidos y la crisis de deuda de Grecia.

Reflejando el descontento de los inversores por la crisis de deuda de la zona euro, la moneda única caía cerca de 2% frente al dólar, impulsando el valor del oro en euros en casi 2%, en su mayor ganancia diaria en casi un mes.

El platino cedió 1.1%, a 1,770.24 dólares la onza.

El paladio perdió 2.3%, a 771.72 dólares la onza.