El oro y la plata subieron por tercer día sucesivo este martes, tras la corriente vendedora de la semana pasada, impulsados por la creciente violencia en Libia, la preocupación por la situación financiera de Grecia y la escalada en el precio del petróleo y de los granos.

Las preocupaciones por la crisis de deuda en Europa tras reportes contradictorios sobre un potencial rescate financiero para Grecia y problemas similares en otros países de la zona euro también impulsaron los precios.

Los metales preciosos subieron en medio de una fuerte alza en los precios de las materias primas, mientras que el sector siguió recuperando las pérdidas de la semana pasada.

El oro al contado ganó 0.2%, a 1,516.81 dólares la onza.

Los futuros de oro estadounidenses para entrega en junio cerraron con alza de 13.70 dólares, a 1,516.90 dólares la onza, en operaciones entre 1,505.20 y 1,520 dólares.

La plata al contado revirtió una baja inicial para sumar 1.8%, a 38.59 dólares la onza, tras avanzar 6% en la víspera, su mayor alza diaria en seis meses.

"Desde una política monetaria expansiva hasta la incertidumbre fiscal y la tensión geopolítica, estos factores que han impulsado al oro aún existen. Hasta que se normalicen (estos eventos), el oro seguirá al alza", dijo Mark Luschini, estratega de inversiones de Janney Montgomery Scott.

La plata registró su mayor corrección a la baja la semana pasada desde 1980. En la semana, el metal retrocedió 25 por ciento.

En tanto, el oro perdió 5% la semana pasada, en su mayor descenso semanal en dos años, debido a una ola vendedora que afectó a todo el complejo de materias primas.

El dólar se debilitó contra el euro tras un reporte de que Grecia podría recibir un total de 60,000 millones de euros (85,800 millones de dólares) en ayuda en junio, pero la moneda única retrocedió luego de que Grecia negara el reporte.

El platino trepó 0.4%, a 1,795.99 dólares la onza.

El paladio avanzó 0.7%, a 730.72 dólares la onza.