La plata subió 1% el viernes, poniendo fin a cinco días a la baja que redujeron los precios en casi un tercio, mientras que el oro avanzó luego de que un reporte laboral en Estados Unidos alentó un amplio rebote en los mercados de materias primas.

La plata sufrió en la víspera su mayor liquidación desde 1980, pero los operadores dijeron que las pérdidas de 35% con respecto a los niveles récord de la semana pasada eran exageradas.

La plata al contado operó inicialmente el viernes en 33.22 dólares, su nivel más bajo desde el 25 de febrero, presionada por ventas, después de haber perdido 12% el jueves. El metal subió después 2%, a 35.35 dólares.

La plata estadounidense para entrega en junio bajó hasta 13% el jueves, dejando amplias pérdidas en el sector de materias primas. El viernes, este contrato cedió más de 2 por ciento.

La plata se dirige a su peor semana desde 1980, tras descender 25% esta semana.

El metal ha retrocedido alrededor de 35% desde que alcanzó un récord de 49.51 dólares la onza el 28 de abril.

El oro también se recuperó el viernes por compras de oportunidad y adquisiciones físicas, especialmente en Asia.

El oro al contado ganó 1.5%, a 1,494.50 dólares la onza, aún muy por debajo de un máximo de 1,575.79 dólares anotado el 2 de mayo.

En la división de metales COMEX, el oro para junio avanzó 13.20 dólares, a 1,494.60 dólares.

Los precios de los metales preciosos escalaron más temprano junto con otros mercados, después de que datos mostraron que el nivel de contratación en el sector privado de Estados Unidos tocó un máximo de cinco años en abril.

Sin embargo, los metales recortaron ganancias cuando el dólar escaló contra el euro, después de que una publicación alemana, que luego fue desmentida, informaba que Grecia evaluaría abandonar la zona euro.