Los precios del oro subieron, respaldados por el temor a una recesión global y los efectos de las medidas de estímulo de los bancos centrales, aunque un aumento del apetito por el riesgo tras un reporte positivo sobre una potencial vacuna para el Covid-19 limitó el avance del lingote.

El oro al contado ganó 0.1% a 1,733.04 dólares la onza y los futuros del oro en Estados Unidos cotizaron estables en 1,733.50 dólares por onza.

El lunes, el oro cayó desde un máximo de varios años después de que la farmacéutica Moderna dijo que su vacuna experimental para el Covid-19 mostró resultados prometedores en la etapa inicial de prueba, lo que impulsó a los precios de las acciones y el petróleo en Estados Unidos.

El oro tiende a beneficiarse de las medidas de estímulo generalizado de los bancos centrales debido a que es visto como una cobertura contra la inflación y la depreciación de las monedas.