El oro subió este miércoles por cuarto día consecutivo, aunque recortó sus ganancias luego de que el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, no dio esperanzas de extender las medidas de alivio monetario, lo que impulsó al dólar.

Los futuros del oro para agosto cerraron con un alza de 7 dólares, a 1,553.40 dólares la onza.

El oro al contado subió 0.2%, a 1,549.56 dólares, tras avanzar a 1,557.75 dólares, su mayor nivel desde el 2 de mayo, cuando el lingote alcanzó un récord de 1,575.79 dólares.

La Fed ratificó que mantendrá las tasas de interés excepcionalmente bajas por un periodo prolongado de tiempo, pero decepcionó a optimistas operadores de oro, que esperaban que continúen otras medidas de estímulo monetario.

Más temprano, el Banco de Inglaterra advirtió que el panorama para el crecimiento económico británico se ha debilitado y que algunos de sus consejeros creen en la posibilidad de futuras medidas de estímulo, lo que condujo al oro en libras esterlinas a un récord.

El metal ha ganado 2.5% desde el 13 de junio, debido en parte a débiles datos económicos y a los temores por la deuda soberana europea.

La plata al contado subió 0.6%, a 36.51 dólares la onza.

El platino subió 0.2%, a 1,747 dólares la onza.

El paladio bajó 0.1%, a 763.47 dólares la onza.