El oro subió levemente el martes, luego de tocar un mínimo de una semana más temprano en la sesión, debido a que los inversionistas aprovecharon los bajos precios para comprar el lingote, que se mantuvo sobre un nivel de soporte clave.

La atención del mercado está puesta en el testimonio de dos días que entregará el presidente de la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos, Jerome Powell, sobre política monetaria ante el Congreso de Estados Unidos a partir del miércoles.

El oro al contado ganó 0.2%, a 1,397.30 dólares la onza, tras haber tocado 1,386.11 dólares, su nivel más reducido desde el 2 de julio.

Los futuros del oro en Estados Unidos cerraron en 1,400.05 dólares la onza.

“El repunte del dólar de Estados Unidos, que tocó un máximo de tres semanas, hizo caer al oro más temprano en la sesión, después de lo cual vimos algo de compras de oportunidad, lo que ha mantenido al mercado a flote”, dijo Alex Turro, estratega de mercado en RJO Futures.

El Índice Dólar tocó un máximo de tres semanas, y las expectativas de que la Fed recorte las tasas de interés en 50 puntos básicos este mes cayeron a 5.9%, desde 25% de la semana pasada.

El mercado ve 98% de probabilidades de una rebaja de un cuarto de punto.

El dólar también fue respaldado por la noticia de que Estados Unidos y China relanzarán sus negociaciones comerciales esta semana.

La plata ganó 0.5%, a 15.10 dólares por onza; el paladio cedió 1%, a 1,545.75 dólares, y el platino cayó 0.3%, a 811.25 dólares.

Los precios del cobre cayeron el martes y tocaron un piso de tres semanas, aun cuando se reanudó el diálogo entre Estados Unidos y China para resolver una larga disputa comercial que afectó a los metales.

El cobre a tres meses en la Bolsa de Metales de Londres cerró con baja de 1.2%, a 5,822 dólares por tonelada, su precio más bajo desde el 17 de junio. Las dos mayores economías del mundo están inmersas inmersas en un intercambio de aranceles punitivos,  lo que ha impactado en los mercados y las cadenas de suministros.