LONDRES.- El oro apuntaba el jueves a lograr su mayor subida diaria en una semana, pues una combinación de preocupaciones sobre el impacto de la crisis de la deuda de la zona euro y datos desfavorables de Estados Unidos alentaba un nuevo vuelco a activos de refugio seguro.

Los ministros europeos respaldaron en forma conjunta la publicación de las llamadas "pruebas de tensión" realizadas a los bancos, lo que llevó al euro a máximos en tres semanas, junto con una exitosa colocación de deuda española.

El oro al contado se cotizaba a 1,246.75 dólares la onza a las 1425 GMT, contra 1,229.60 dólares al cierre del miércoles en Nueva York. Los futuros del oro estadounidense para entrega en agosto ascendían 14.50 dólares a 1,245.10 dólares.

"Es la historia de siempre, que por más ilógico que parezca, el oro busca cualquier oportunidad para subir, y todos sabemos cuáles son los motivos: el factor de refugio seguro, los riesgos de la deuda soberana, etcétera", dijo Peter Hillyard, jefe de ventas de metales de ANZ Investment Bank.

"La sensación ahora está a favor del oro, el impulso ayuda al oro y el mercado o bien no hará nada, o subirá", dijo.

Datos estadounidenses que reflejaron que los precios al consumidor registraron su mayor caída en casi un año y medio en mayo, y un sorpresivo aumento de los pedidos semanales del seguro de desempleo, incrementaron la probabilidad de que la Reserva Federal mantenga su política monetaria ultraflexible mientras la economía lucha por dejar atrás los últimos vestigios de la recesión.

Otro informe que mostró una caída sorpresiva de la actividad de negocios en la región de la costa atlántica de Estados Unidos hizo pasar a las acciones a territorio negativo y empujó al crudo debajo de los 78 dólares por barril.

El oro ha subido hasta 14% desde el inicio del año, llegando incluso al récord de 1.251,20 dólares la onza la semana pasada, en línea con las preocupaciones de que los problemas de deuda soberana dañen al euro.

En Commerzbank, el operador Michael Kempinski dijo que "la demanda física se desaceleró, pero la gente compra (oro) cuando baja (de precio). Soy bastante optimista para el oro, especialmente el oro en euros".

El oro en euros cambiaba de manos a alrededor de 1,008.70 dólares la onza, un 4 por ciento debajo del máximo de la semana pasada a 1,050.86 euros.

Kempinski dijo que los inversionistas estaban comprando el oro como alternativa a todas las monedas fiduciarias.

La preocupación de los inversionistas sobre algunas economías europeas cargadas con pesadas deudas, como España, no ha desaparecido.

La prima que los tenedores de bonos exigen para retener deuda gubernamental de España a 10 años sobre la renta de los valores comparables de Alemania llegó al máximo en euros el jueves, aunque una subasta de títulos españoles atrajo buena demanda.

Entre otros metales preciosos, la plata se transaba a 18.82 dólares desde 18.40, el platino estaba a 1,565.40 dólares la onza frente a 1,566.50 y el paladio a 475 desde 471.