NUEVA YORK/LONDRES.- El oro escaló el martes luego de que una rebaja en la calificación de crédito de Grecia reforzó los temores de un empeoramiento de la crisis fiscal y aumentó el interés en el metal como refugio contra la inestabilidad en los mercados más amplios.

El oro al contado operó por última vez a 1,233.55 dólares la onza contra 1,220.15 dólares al cierre del lunes en Nueva York. Los futuros del oro estadounidense para entrega en agosto finalizaron con un avance de 9.90 dólares a 1,234.40 dólares.

Si bien los analistas decían que la rebaja de Moody's para la nota de los bonos soberanos griegos a territorio de "títulos basura" estaba prevista, la medida recordó a los inversores que la crisis de la deuda europea no ha terminado.

A mediano plazo, las preocupaciones sobre la estabilidad fiscal probablemente impulse más ganancias en el metal, agregaron.

"Tenemos mucho potencial de riesgo de distorsión del mercado este año - el riesgo soberano de Europa, el ajuste fiscal, algo de ajuste monetario y riesgo regulatorio", dijo Michael Lewis, jefe de investigación de materias primas de Deutsche Bank.

"Hay una serie de acontecimientos externos que podrían ser muy positivos para el oro". Sin embargo, agregó que espera que el ritmo de ganancias sea más lento que el observado a fines de abril.

Las acciones europeas y estadounidense subieron, impulsadas por una sólida demanda en subastas de deuda soberana de España e Irlanda, y un dato de Estados Unidos que mostró que la inflación se mantenía bajo control.

El euro subió a máximos de dos semanas frente al dólar, después de que la fuerte demanda en subastas de bonos europeos aliviara las preocupaciones por los problemas de deuda y llevara a los inversores a cubrir sus posiciones cortas sobre la moneda de la zona euro.

En otros metales preciosos, la plata trepó a 18.55 dólares la onza desde 18.16, el platino a 1,569.50 dólares desde 1,557 y el paladio a 470 dólares frente a 456 dólares.