El oro subió a un máximo de una semana el martes, cuando el dólar retrocedió después de que un aumento más lento de lo esperado en la inflación de Estados Unidos generó incertidumbre sobre el cronograma de la Reserva Federal para reducir el estímulo monetario.

El oro al contado ganó 0.6% a 1,803.35 dólares la onza. Los futuros del oro en Estados Unidos subieron 0.6% a 1,805.60 dólares la onza.

El índice de precios al consumidor subyacente de Estados Unidos subió 0.1% en agosto, incumpliendo las expectativas de un avance del 0.3% y presionando al dólar. Fue la menor ganancia desde febrero y siguió a un alza del 0.3% en julio.

"Aunque es improbable que se haga un anuncio de reducción gradual de compras de bonos hasta la reunión del FOMC de noviembre, la de septiembre presentará los pronósticos de los funcionarios, o los "puntos" para 2024. Los puntos de 2024 podrían reflejar las dos alzas de tasas de 2023", dijo Suki Cooper, analista de Metales Preciosos en Standard Chartered Bank.

Los datos de inflación reforzarían la opinión de que la Reserva Federal podría retrasar la eliminación de las medidas de apoyo económico y mantener bajas las tasas de interés. Los tipos de interés más bajos reducen el costo de oportunidad de mantener lingotes que no rinden intereses.

Entre otros metales, el paladio cayó 4.6% a 1,990.19 dólares la onza, su nivel más bajo desde julio de 2020, y el platino perdió 1.8% a 943.86 dólares. El paladio ha perdido 20% en septiembre.

La plata, en tanto, subió 0.5% a 23.83 dólares la onza.