El precio del oro subió el lunes a su mayor nivel en una semana, impulsado por el aumento del número de muertes causadas por el brote del coronavirus y la demanda de activos de refugio de parte de inversionistas que buscan protegerse de su impacto económico.

El oro al contado subió 0.4%, a 1,575.71 dólares la onza, luego de tocar su nivel más alto desde el 4 de febrero a 1,576.76 dólares. Los futuros del oro en Estados Unidos cerraron con un alza de 0.4%, a 1,579.50 dólares la onza.

“Los temores sobre el coronavirus siguen causando flujos hacia el oro en búsqueda de refugio y eso ha sido positivo para los precios”, dijo Daniel Ghali, estratega de Materias Primas de TD Securities. “Al mismo tiempo (...) las remontadas tienden a ser breves porque las personas aprovechan vender el metal para obtener ganancias”.

El dólar, que también es considerado un activo de refugio, alcanzó un máximo de cuatro meses y limitó las ganancias del oro.

La cifra de muertes causadas por la epidemia ha superado a la del síndrome respiratorio agudo severo (SARS, por su sigla en inglés) del 2002-2003, y la Organización Mundial de la Salud informó que el número de casos fuera de China podría ser “la punta del iceberg”.

Los inversionistas mantuvieron la cautela a pesar de que las autoridades chinas levantaron algunas restricciones de viajes y trabajo, ayudando a las empresas a reanudar sus operaciones.

El lingote, visto como una inversión segura durante momentos de crisis, ha ganando casi 4% en lo que va del 2020, después de que subió cerca de 18% el año pasado.