LONDRES.- El oro operaba más estable el jueves aunque los analistas anticipan que el metal precioso extenderá las ganancias a nuevos récord en los próximos días por el ingreso de otra oleada de dinero de los inversores que buscan refugio seguro para sus ahorros.

El oro al contado se negociaba a 1,234.10 dólares la onza a las 1019 GMT desde 1,236.35 dólares el miércoles en Nueva York, cuando marcó un récord de 1,248.15 dólares por los temores de que un rescate europeo de 1 billón de dólares no alcance para resolver la crisis de la deuda de la zona euro.

Sin embargo, la noticia de que el Banco Central Europeo (BCE) comprará títulos públicos de los gobiernos del bloque empañó el clima en el mercado del oro, pues eso reduce la probabilidad de algún incumplimiento de pagos soberano en la región.

Pero los analistas dicen que la aversión al riesgo sigue predominando, y que el hecho de que el oro se movió al alza en paralelo con el dólar sólo refuerza la inclinación de los inversionistas en favor del metal precioso.

"Predecir qué podría ocurrir a continuación es extremadamente difícil, pero los indicios son alcistas. Hemos visto este tipo de ambiente antes", dijo Dan Brebner, analista de Deutsche Bank.

"Lo que es alcista para el oro, es la fortaleza simultánea del dólar. Similar a lo de fines del 2008 e inicios del 2009, después de la quiebra de Lehman, un período de elevada aversión al riesgo. En los próximos 6 meses, podríamos ver un aumento de 25-30% en (el valor) del oro", agregó.

Los precios del metal han subido más de 10% desde inicios de abril, comparado con menos de 2% en el primer trimestre.

El euro descendía al mínimo en una semana pues los requisitos de ajuste fiscal en la zona euro pesaban sobre la percepción de los mercados.

Tradicionalmente, el oro se mueve en sentido inverso al dólar, que, cuando sube, encarece las materias primas para los tenedores de otras unidades.

Los futuros del oro estadounidense también llegaron el miércoles a un máximo de 1,249.2 dólares la onza. El contrato se negociaba a 1,235 dólares, una caída de unos 8 dólares desde la sesión anterior.

La plata se comercializaba a 19.40 dólares desde 19.48 dólares, el platino a 1,716.0 dólares desde 1,736.50 y el paladio a 536 dólares desde 540.